10 COSAS QUE ODIO AL CORRER

 

POR QUE NO TODO VA A SER PERFECTO
Voy a contaros algunas cosas que odio cuando corro. Diez, aunque podrían ser cien más. Sí, soy así de tiquismiquisl.
1. EL SOL, PARA LA PISCINA Y LA PLAYA
Pues eso ya lo sabéis, es una de las cosas que odio cuando corro, por mucho frío que haga. Si te va dando de frente, te calienta, te va calentando por fuera y por dentro, no te quiero mientras corro, ¿no podrías esconderte tras las nubes cuando salgo a correr y salir cuando termine?, ¿es mucho pedir?.
Luego te vas a la playa de vacaciones, donde has pagado un hotel, y pasas dos días metido en él por el mal tiempo, pero si sales a correr el sol te pega como si no hubiera mañana. Gracias Murphy por tus leyes.
2. GANAS DE HACER PIS A MEDIO CAMINO
Vas a buen ritmo y empiezas a notar ganas de hacer pis y piensas “bueno, puedo aguantar seguro”, pero tu vejiga no piensa igual aunque esté dentro de ti. Entonces te vuelve a dar un aviso y tu ya empiezas a ir con los pies hacia dentro y con ese peso que cada vez se hace más pesado e insoportable. De verdad que aguanto lo que no está escrito, porque es que me jode sobremanera pararme cuando he cogido el ritmo, pero es eso o explotar como un globo lleno de agua. Te paras por fin y renaces, vuelves a correr y entonces te sientes libre, ligero, como trotando entre nubes. De cosas mayores no hablamos, porque no se solucionan tan bien como esta.
3. PASAR POR UNA ZONA DESNIVELADA
Me jode muchísimo ir tan a gusto con mi ritmo y de repente pasar por una zona con desnivel , de esos laterales en los que una pierna la llevas más arriba que otra y pareces un pirata con pata de palo. WHYYYYYYYY??????. ¿por qué no está el mundo nivelado?, con cuestas, pero niveladas, ¿no ves que los runners acabamos con la cadera jodida?.
4. EL AIRE, TE PERSIGUE ALLÁ DONDE VAYAS
Sales a correr con todas tus ganas, vas de puta madre, tus piernas están a tope y te das cuenta que hace un airazo que se lleva todo lo que pese menos de 50 kilos. Hay veces que incluso ni avanzas, sientes que estás en una cinta en vez de corriendo en la calle. Pero lo que más me jode es pensar “bueno si viene de frente me voy por este lado y al menos ahora lo llevaré a favor”, no mentira, cuando sales a correr el aire que te da es un aire especial que no está catalogado, es un aire que vayas por donde vayas y tomes la dirección que tomes, siempre, siempre, te va dando en contra.
5. QUE SE ME DESATEN LAS ZAPATILLAS
Esto es de cajón, porque aquí no vale como cuando te meas y piensas que puedes aguantar un poco más, ahora es pararte por narices, porque no puedes llevar los cordones desabrochados, los hay que lo utilizan como excusa para pararse en todas las carreras, “se me han soltado los cordones”, ¿otra vez tío?. Me pasa pocas veces pero cuando me pasa me jode muchísimo, toca pararse y hacerse doble o triple nudo, y hablar con los cordones de tus zapatillas mientras te los abrochas fuerte diciéndoles,”¡a ver si ahora tenéis cojones a soltaros!”.
6. TRAGARME EL HUMO DE ALGUIEN
Pufff, me jode mucho. Vas corriendo dándolo todo, oxigenando al límite y pasas al lado de alguien que va fumándose un puro y en una de tus inspiraciones del necesario oxigeno, en vez de este, te entra una bocanada de humo que te llena los pulmones y te deja ese sabor que se te quedaba después de fumarte un paquete de tabaco una noche de fiesta. Encima yo soy ex fumador y el humo del tabaco lo aguanto menos ahora, pero si me lo trago corriendo… me dan ganas de coger al susodicho y ponerlo a él a correr, “yo me trago tu humo, pues tu corres”.
7. EL FLATO
Es algo que cada vez me da menos veces. Al principio cuando empecé a correr todos los días lo tenía ahí, lo único que tenía que hacer era esperar a que se me fuese. Normalmente es por llevar un mal ritmo de respiración acompañado muchas veces con haberse llenado el estomago demás, bebiendo agua, por ejemplo. Pero el flato es muy jodido porque hace que cada zancada la sientas más, que la respiración se descompase y por tanto bajes mucho el ritmo. Apretando la zona y haciendo respiraciones profundas, dicen que se pasa normalmente. A mí a veces me funciona y a veces no.
8. QUE ME LLEGUEN NOTIFICACIONES AL RELOJ Y…
Tengo un apple watch y si llevo el móvil conmigo, me llegan las notificaciones también al reloj. Yo voy con mi aplicación de correr donde te pones los valores que quiero ir viendo, pero cuando te saltan las notificaciones se te va esa pantalla y te pone la notificación. Alguna, de vez en cuando, está bien, lo malo es cuando empiezan a saltar las tertulias de algún grupo de whatsapp, entonces es un bombardeo que lo flipas. Os podéis imaginar como ese día haya fútbol.
…QUE ME LLAMEN AL MÓVIL
Y parecido a la otra, pero peor, que me llamen al móvil, si no lo cojo, me quedo rayado por si ha pasado algo y si lo coges es como hablar con un polvorón en la boca, no te entra la respiración, o hablas o respiras por la boca, o te paras y respiras por la nariz y hablas como las personas normales, encima como no se te entiende lo tienes que repetir cien veces. Solución, no llevarte el móvil
9. QUE EN LOS ENTRENAMIENTOS ME METAN SESIONES DE GIMNASIO
Ahora estoy con un plan de entrenamiento que lleva sesiones de gimnasio, ¿cuántas he hecho?, NINGUNAAAAAA, odio el gimnasio, sí por eso corro tres segundos menos el kilómetro, bienvenido sea. Bastante que voy en verano porque no me quedan más narices si no quiero sufrir bajo el sol. Prefiero hacer cuestas, saltos o que me atraviesen con una espada. I HATEEEEEEEEEE GYM
10. LAS SERIES LARGAS…
Pues se me hacen largas, son necesarias para avanzar y mejorar, lo sé, por eso estas no me las salto, se nota muchísimo lo que mejoras en la técnica de carrera y en la velocidad haciendo series, pero me deprimo mucho cuando tengo que salir a correr y tengo series en la rutina.
…Y TAMBIEN LAS CORTAS
Pues lo mismo pero con las cortas, aquí las tienes que hacer a todo lo que da la maquina, y yo acabo con un dolor en las piernas y abdomen… me entra flato, sed, y de todooooooo. Al final los 100 metros se alargan como en las películas de terror los pasillos cuando alguien huye del malo y nunca llegas al final.
Todas esas cosas odio y alguna más que se me habrá pasado por alto. A veces no me pasa ninguna y otras se dan todas, una detrás de otra. Aún así sigo corriendo, cumpliendo mi objetivo, a ver quien puede más. Está claro que el mundo perfecto no existe en esta vida, por eso es bonito y diferente, sino sería monótono y aburrido en su perfección, lo sé, pero eso lo pienso cuando me siento como ahora mismo y me pongo a reflexionar y casi que a filosofar, pero cuando corro y se da alguna de estas cosas, me pongo de una mala…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *