Al final… Salí a correr. Por la noche y con fresquito

Correr de noche

Lo dicho, al final pude salir, mi futura runner, que es así de comprensiva, muaaaa, que sé que me leerás. Aunque vino cansada del trabajo se quedó para acostar a los niños y darme tiempo a mi de salir un poco, que depués de todo el día en casa sabe a gloria salir a trotar un poco por mucho frío que haga. Correr de noche, me gusta.

Hice 10 kilómetros con dos o tres cuestas bastante empinadas, de esas que te dejan tiritando y no del frío precisamente. Aquí en Toledo coges cuestas si o si, pero viene muy bien para entrenar maratones como el Rock and Roll Madrid Maratón, ya que Madrid es una ciudad con bastantes cuestas, ademas del kilometro 33 al 40 será cuesta arriba, si amigos, con el muro delante de ti y encima cuesta arriba, bueno, habrá que entrenarse duro y ya está, por eso os digo que Toledo viene bien para entrenarse en cuestas.

Bueno, al entrenamiento de hoy. Hacía muchísimo frío pero creo que yo no lo notaba igual que otro hombre con el que me cruce, a ver si puedo describirlo para que vosotros sintáis lo que yo sentí, muuuuuucho calor. El hombre trotaba con un pantalón de chandal anchote que le bailaba al ritmo de sus piernas, un gorro de lana de oveja Himalaya, una braga al cuello de forro polar y también a juego con el forro polar unos guantes por si acaso, para rematar el conjunto “subida al Everest”, llevaba un plumas hasta mitad del muslo. No me lo quiero imaginar si esta persona corriera la pirenáica, no habría ropa en el mundo para abrigarlo.

Pensando si el “esquimal” con el que me crucé, en algún momento se arrepentiría o no de la elección del vestuario y a la vez escuchando a System Of a Down llegué a los ocho kilómetros, como iba bien aceleré para hacer los dos últimos kilómetros a ritmo de 4:35 y terminar la noche a un ritmo de 4:50. Estiré piernas, acabé de escuchar Breaking The Law de The Judas Priest, me monté en el coche y me fui para casa con la sonrisa de tontaco total en la cara.

tiempo, ritmo medio, apple watch

Ahora a dormir, por si a nuestra hija le dá por quitarnos el sueño pidiendo agua como si estuviese corriendo un trail de montaña.

BUENAS NOCHES,  SHUUUUUSSSSSSSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *