DIA DEL PADRE (RUNNER). Besos, abrazos y tirada larga

Llega el día del padre y cae en domingo, ¿y qué quiere decir eso para los que estamos preparando una maratón o cualquier otra carrera de unos cuantos kilómetros?, pues que tenemos tirada larga, en mi caso unos asequibles 30 kilómetros (léase con rintintín, por supuesto) y el día de antes, sábado, 14 kilómetros, (al final hice los 30 el sábado y haré los 14 el domingo, sino el domingo ni soy persona, ni padre, nada más que la viruta de un runner).
Mi mujer me ayuda en todo esto, no es que vaya detrás de mi dándome ánimos, es que comprende que estoy preparándome un maratón, sabe la ilusión que me hace, y aunque tenga que salir 5 dias a la semana, la mayoría más de una hora y los fines de semana más de dos, ella me comprende y su manera de darme ánimos es no mandándome a la mierda por pasar casi más tiempo dando zancadas contra el suelo que con ellos. Lo sé, futura runner, y te lo compensaré.
Mis hijos no lo llevan mal tampoco, cuando vuelvo, para ellos es como si viniese de la guerra, salen corriendo por el pasillo para darme un gran abrazo, así da gusto salir a correr y sobre todo volver, es lo que le faltaba a tu cuerpo para seguir con esta droga, la mezcla de endorfinas que fabricas al correr y sobre todo los abrazos de tus hijos, ellos no notan el sudor. Vosotros sois y seréis el mejor regalo.
El día del padre conmemora muy bien el nombre de mi pagina, runner de familia, porque lleva implícito la palabra padre que yo llevo con tanto orgullo, y es que aun hoy se me sigue poniendo una sonrisa enorme en la cara cuando mis hijos me llaman “papi“, esa palabra conlleva tanto amor y tanta responsabilidad… Por otro lado la otra palabra de mi pagina web, runner, conlleva sacrificio, sufrimiento y, a la vez, alegrías (por ahora más alegrías que sufrimiento) y mira que en la mayoría de entrenamientos das mucho de ti y sufren las piernas y acabas muy cansado, pero es que no me acuerdo de ese dolor a los dos minutos. Transcurrida una pequeña porción de tiempo, el cuerpo se me llena de esa sensación de plenitud, de alegría, de haber dado todo de mí. En la temporada en la que estoy, con el entrenamiento para la maratón de Madrid, estoy siguiendo un plan y ese trabajo diario aun me trae más alegrías porque tengo unos objetivos que cumplir cada día y todo queda perfectamente delimitado, cuando salgo por libre hago un poco lo que quiero y esa sensación la tienes, pero ahora es en base a unos objetivos que cumplir y es doblemente satisfactorio cuando los cumples.
Como veis la mezcla runner y padre, es doblemente estresante, de ahí el subtitulo de la pagina web “doble entrenamiento”, pero cien veces más satisfactorio. A los que sois padres que os voy a contar del sentimiento de serlo, al igual que a los que sois runners que os voy a contar de la felicidad que nos genera este deporte… Y a los que como yo sois las dos cosas pues me entenderéis mejor cuando hablo de “hoy he salido a la hora que he podido después de dejar a los niños bañados…”, “estoy tan cansado hoy que no me movería del sofá…”. Nuestra fuerza psicológica es grande y nuestro amor a este deporte también, porque mucho nos tiene que gustar para salir con el día a día que llevamos.
Dentro de poco se celebra el día del padre, y todos sabemos que este día como otros muchos está creado para fines comerciales, sí, lo sé, pero es que me da igual. Mis hijos me dicen felicidades papá y eso a mí me da el gran subidón, me obsequian con los mejores regalos del mundo, los que ellos mismos me han hecho con mucho esfuerzo en el cole y yo los coloco donde puedo como si fueran los objetos decorativos más caros del mundo.

Aprovecho para felicitar a otro padre estupendo y dedicado, el mío, seguro que de ti he sacado mucho del amor que ahora le doy a mis hijos, te quiero mucho.

Este domingo es el día del padre y día de tirada más corta después de la de ayer, 14 esta vez,  como saldré antes de que se levanten, iré pensando en la vuelta a casa, en cuando llegue y los dos salgan a mis brazos compitiendo por ser el primero en llegar a mí, en sus besos, en sus abrazos, en sus felicitaciones…
No hay mayor droga en este mundo que ser padre. OS QUIERO MUCHO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *