ME GUSTA CORRER

Después de estar pensando todo el verano que no volvería a correr como Dios manda ni a tener buenas sensaciones porque el verano y correr son enemigos acérrimos, ahora puedo decir que ¡me siento bien!, que si, que me gusta correr.

Sí, entrenas pero piensas “joder que tiempos de mierda”, “no voy a volver a coger el ritmo”, “si me pesan las piernas como dos piedras”, y “qué calor Dios mío, si no puedo ni respirar, ¿pero qué coño hago?”.
Ya en septiembre, poco a poco fui recuperando buenas sensaciones y sin darme cuenta empecé a ir a ritmos más rápidos que el año pasado en estas mismas fechas. Dándole un poquito de caña cogí unos ritmos de 4:35 o menos en los 10 kilómetros y yendo tranquilo entre 4:45 y 4:55. Estoy contento con estos ritmos, y las carreras que he hecho desde septiembre no se han dado muy mal, lo que te sube bastante la moral.
La Behobia ya fue el súmmum del subidón. Lo malo, por buscarle un pero, es que inconscientemente me impongo esos ritmos, o mejores para las siguientes carreras, y uno mismo sin querer se presiona y eso a mí es lo que peor me va, la presión, el imponerte un tiempo de carrera, un ritmo, así fue como la cagué las tres primeras medias maratones. Salí a todo trapo, a lo loco, como si no hubiese mañana y a los 8 kilómetros iba muerto, a duras penas pude trotar hasta el kilómetro 12 y luego ya paré y fue imposible, a la semana tuve otra media y se me dio peor aún y 4 semanas después se me puso en la narices hacer otra media, ya con un calor insoportable, sólo por quitarme la espinita que al contrario, se me clavó mas y fue peor aún que las otras tres, 02:05:43, una total ruina. Todo por salir a ritmos que no eran los míos o que no podría haber mantenido durante muchos kilómetros.
Era el primer año y pagué la novatada, pero como no hay mal que por bien no venga, aprendí de los errores y he ido a mejor. El running es lo que tiene, con el entrenamiento poco a poco vas mejorando, vas dejando atrás dolores en uno y otro sitio. Llega el verano y todo se ralentiza un poco, pero si no se para en seco, enseguida estas otra vez a tope.

En esas me encuentro yo, mejorando tiempos y entrenando a buenos ritmos, con el fresquito, que seamos claros, que bien se respira.
Cada vez tengo más ilusión, y me marco unos objetivos que me animan a seguir saliendo casi todos los días a mover las piernas por la calle. Esta temporada, como he dicho va de septiembre a junio, tengo nuevos retos: por supuesto mis carreras de 10k, esas irán salpicando de running todos los meses, pero luego tengo la idea de hacer una media como mínimo todos los meses e intentar arañar minutos al tiempo final de cada una.

Media maratón Talavera de la Reina

 

Behobia-San Sebastián

Por ahora he hecho la media de Talavera de la Reina en octubre, en noviembre la grandísima Behobia, de la que ya os conté la crónica, en diciembre no he podido llevar acabo mi reto por diferentes motivos así que me desquitaré haciendo un mes dos medias en vez de una. Y como propósitos, en Enero tengo un Trail de 21k en Cebreros (Ávila); en febrero estoy entre la media del Pardo Fuencarral, en Madrid o la media de Valdepeñas; en Marzo la media de Benidorm, a las 18:30 de la tarde del sábado; en abril la media de la Villa de Madrid, si, no hago La rock and roll para no pasar envidia de los maratonianos, la media De la Villa es solo media maratón y ya está. Después de abril ya empieza a hacer calor y yo comienzo a pasar de carreras, me agazapo esperando el fresco, aunque este año quizás intente la media de la ciudad que me vio nacer, Albacete, que es a primeros de junio, con dos cojones, ya veremos porque en esas fechas ya hace calor y en una carrera lo paso mal, pero como sé que no van a cambiar la fecha por mí, tendré que intentarlo alguna vez.
Eso es lo que tengo en mente hacer, si no es una carrera haré otra porque creo que las carreras animan mucho los entrenamientos y son la sal de esto. Hay gente que dice que no sale a correr para hacer carreras y yo le pregunto ¿has hecho alguna? No, me responden, entonces les digo “ya hablaremos después”!.
En esas se encuentra mi mujer, estoy deseando que haga una carrera, de los kilómetros que sea, para ver como cae rendida por completo al Running, y por supuesto para decirle, “Lo ves, yo llevaba razón”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *