MEDIO MARATON CALDEJARA

VIA VERDE DE LA JARA

16 DE ABRIL DE 2016

Muy lluvioso y con mucho aire ese día en la via verde de la Jara. Pasó mucho frío, llevo mallas largas finas y camiseta técnica larga y afronto mi primer medio maratón.

Se da salida a las 10:30, en su hora, antes se había dado salida a una carrera de BTT de 56 kilometro y posteriormente una marcha de 21 kilómetros. Empezamos, vamos allá. Comienzo con muchas ganas por que es mi primer medio maratón.

Hacemos una pequeña subida de unos dos kilómetros que nos llevara de vuelta al punto de salida y ya desde ahí comenzamos los siguientes 19 kilómetros. En esos dos primeros kilómetros nos metemos por un sembrado, estaba hecho un barrizal ya que había estado todo el fin de semana lloviendo y aun lo hacia aunque con menos intensidad. No corrí bien, dando saltos y yendo de un lado al otro del camino para esquivar los charcos.

Los primeros 9 kilómetros fui muy bien, a un ritmo de unos 4:40 de media, así hasta los 9 km. .El sol hizo acto de presencia, “el señor” que había estado escondido tras las nubes, le da por salir y yo con una camiseta de manga larga demasiado gorda para aguantar a nuestra estrella, empecé a sudar, sude mucho. El sudor y la rapidez con la que he ido hasta el kilómetro 9 me empieza a pasar factura, fui por encima del ritmo que yo tenia en ese momento. En el 10 empiezo a flaquear, me agobia ver la recta y el sol amargándome la vida. En el 13,300 me pongo a andar hasta el 14 más o menos donde ya vuelvo a correr a ritmo lento,  en el 17 vuelvo a andar 20 metros y vuelvo a correr, aguanto 700 metros, estoy perdiendo ya el ritmo, vuelvo a correr en el 19 y ando en una subida a un puente 1 kilómetro antes de la meta, unos 50 metros así y ya al poco vuelvo a correr para entrar en meta con algo de gloria. 10 minutos antes de llegar a meta se pone a llover otra vez, las cosas del tiempo de Abril.

Aquí me tenéis entrando a meta como si nada hubiera pasado.

En resumen, el problema fue que desde el principio me impuse un ritmo demasiado rápido, un ritmo que no era el mío en ese momento para una carrera de 21 kilómetros, eso fue lo que me pasó factura, de todo se aprende aunque seguro que todos hemos tropezado varias veces en esa piedra en mas de una carrera. El ambiente y el encontrarte a tope te hacen acelerar pero hay que tener la cabeza fría y contenerse, en los últimos kilómetros si se va bien se podrá aumentar el ritmo.

TIEMPO 01:53:24